4 abr. 2011

Cultura valerana entre improvisación y desidia

Los problemas del ateneo no se solucionan




De estructura deteriorada, sin actividades culturales y abandonado por el colectivo valerano, en el Ateneo ondean banderas roji – negras. La estructura de la casa cultural está tan estropeada como la directiva de la institución. Los mimos, obras de teatro, presentaciones de baile y exposiciones creativas han sido sustituidos por dimes y diretes, agresiones físicas, y denuncias legales.


El 21 de enero del presente año, las banderas de colores rojo y negro se  asomaban en la entrada de lo que hasta ese día y por sesenta años fue la sede de la Asociación Civil sin fines de lucro Ateneo de Valera. El Grupo Tupamaros decidió tomar la principal casa cultural de la ciudad y posteriormente, el  once de febrero, la alcaldía de Valera emitió el Decreto número 28 con el que, entre otras cosas, sustituía el nombre de Ateneo de Valera por el de Casa de los Saberes Josefa Sulbarán. Actualmente, esta institución es dirigida por la Fundación Cultural Bolivariana Ana Enriqueta Terán, inscrita en el Registro Público del Municipio Valera desde hace aproximadamente un mes.

Israel Albarrán, integrante del grupo Tupamaros, cultor, y actual Coordinador de artes escénicas de la Casa de los Saberes Josefa Sulbarán, explica “tomamos  el Ateneo porque hemos recobrado el sentido de pertenencia y de dolencia por nuestras instituciones culturales, queremos rescatar este espacio y brindárselo al pueblo”,



Desde el año 2006 el Ateneo de Valera ha sido el escenario de incesantes conflictos propiciados por diferencias personales entre los miembros de las directivas de la institución. Esos conflictos obstaculizaron la realización de actividades culturales, propiciaron la suspensión en 2007 del financiamiento que recibían del Ministerio del Poder Popular para la Cultura y llevaron a  los trabajadores de la institución a hacer paro un paro en enero exigiendo el pago puntual del salario.

Implicaciones legales:

El Defensor III Reyes Briseño y el abogado José Arayan argumentan que “no es seria la redacción que se le dio al Decreto Nº 28 porque contiene varias lagunas jurídica. Debe darse un decreto bien estructurado y se puede canalizar por vía judicial a través de un tribunal competente”.

El Decreto 28 establece que: “el Alcalde del Municipio Valera, sustituye el nombre de Ateneo de Valera por “CASA DE LOS SABERES JOSEFA SULBARÁN”. Ante ello, una fuente experta, digna de todo crédito, pero que prefirió no revelar su identidad, alega que “el gobierno no puede apoderarse del Ateneo debido a que la institución cultural actúa como una personalidad jurídica de asociación privada, conforme al artículo 19 Nº 3 del Código Civil de Venezuela y a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), donde el artículo 52  establece el derecho a la asociación. Eso quiere decir que ni los Tupamaros ni el gobierno pueden pasar por encima de la ley desconociendo la autoridad de la Asociación Civil. El cambio del nombre “Casa de los Saberes Josefa Sulbarán” es ilegal porque la institución es de carácter privado, por esa razón nadie puede cambiarle el nombre”.

La Junta Directiva del Ateneo de Valera, electa desde el 2008, está dividida y toma acciones legales de manera descoordinada. Por una parte Gladys García de Mora, presidenta, afirma que denunció el hecho ante la Fiscalía con el propósito de que se invalide el proceso. Mientras que Ramón Briceño Cherubini, Secretario de Finanzas, junto a cuatro miembros de la junta declaró al Diario El Tiempo que se están asesorando con personal jurídico para tomar acciones legales.




Ateneo vs casa de los saberes
La infraestructura de la Casa de los Saberes Josefa Sulbarán,  cuenta con zonas rentales que le permitían al Ateneo autofinanciarse. Entre ellas, el hotel Albergue Turístico – administrado por Frank Medina- y la sede de la Universidad Valle del Momboy, arrendada al rector Francisco Gonzáles. Esas áreas  se rentaron bajo contratos firmados  en el año 2006 mientras la junta directiva estuvo presidida por Marlene Briceño. Los aranceles son de 1.200 Bs. y 1500 Bs, respectivamente y se extienden hasta 2016. Esas  sumas han aumentado a 8.126 Bs. cada contrato, pero no está asentado legalmente, de acuerdo a información suministrada por  Gustavo Méndez, miembro de la Directiva ateneísta.
Esta situación será analizada por los dirigentes de la Casa de Saberes Josefa Sulbarán, quienes han mantenido conversaciones con los arrendatarios para llegar a acuerdos legales bien fundamentados.

Trabajadores sin rumbo

Desde el 2008, fecha en la que toma las riendas la actual directiva, los nueve trabajadores del Ateneo de Valera tienen inconvenientes para recibir el salario correspondiente por laborar para esa institución, sobre la cual pesan varias demandas en la Inspectoría de Trabajo. Desde el mes de diciembre del año pasado no reciben pagos y luchan por recibir seguro social y ser amparados bajo la ley de política habitacional.

Simón Rojas, Director Artístico del Ateneo, sostiene que ahora con la problemática bajo la cual se maneja esta institución los trabajadores parecen quedar en el aire.




Perfiles a futuro
La Casa de los Saberes Josefa Sulbarán funciona bajo una estructura horizontal en la que laboran Manuel Azuaje,  Roberto Cornielles, Jaime Montilla, Jezrael,Rodríguez Miguel Marrero y Alberto…. Ellos mencionan varios proyectos a ejecutar.



Este 6 de abril la Fundación Cultural Bolivariana Ana Enriqueta Terán recibirá en comodato de parte del Instituto de Patrimonio Cultural las instalaciones de la Casa de saberes Josefa Sulbarán, mientras la junta directiva del Ateneo de Valera toma acciones legales, pero  como en otras ocasiones sigue dividida incluso para recuperar los espacios donde funcionaba. No hay articulación alguna en las gestiones que están emprendiendo los directivos de la institución. La presidenta, Gladys de Mora, alega que tampoco está dispuesta a trabajar con los tomistas porque los considera violadores de la ley.

Ante el panorama de incertidumbre e inestabilidad de la máxima casa de cultura valerana lo único que resta hacer es esperar la decisión de la Fiscalía y recobrar el sentido de pertenencia de nuestras instituciones culturales. El arte debe imponerse sobre los conflictos políticos y personales para proyectar y difundir la riqueza cultural valerana.


(Imágenes de Internet)


0 comentarios:

Publicar un comentario

Comenta

4 abr. 2011


Cultura valerana entre improvisación y desidia

Los problemas del ateneo no se solucionan




De estructura deteriorada, sin actividades culturales y abandonado por el colectivo valerano, en el Ateneo ondean banderas roji – negras. La estructura de la casa cultural está tan estropeada como la directiva de la institución. Los mimos, obras de teatro, presentaciones de baile y exposiciones creativas han sido sustituidos por dimes y diretes, agresiones físicas, y denuncias legales.


El 21 de enero del presente año, las banderas de colores rojo y negro se  asomaban en la entrada de lo que hasta ese día y por sesenta años fue la sede de la Asociación Civil sin fines de lucro Ateneo de Valera. El Grupo Tupamaros decidió tomar la principal casa cultural de la ciudad y posteriormente, el  once de febrero, la alcaldía de Valera emitió el Decreto número 28 con el que, entre otras cosas, sustituía el nombre de Ateneo de Valera por el de Casa de los Saberes Josefa Sulbarán. Actualmente, esta institución es dirigida por la Fundación Cultural Bolivariana Ana Enriqueta Terán, inscrita en el Registro Público del Municipio Valera desde hace aproximadamente un mes.

Israel Albarrán, integrante del grupo Tupamaros, cultor, y actual Coordinador de artes escénicas de la Casa de los Saberes Josefa Sulbarán, explica “tomamos  el Ateneo porque hemos recobrado el sentido de pertenencia y de dolencia por nuestras instituciones culturales, queremos rescatar este espacio y brindárselo al pueblo”,



Desde el año 2006 el Ateneo de Valera ha sido el escenario de incesantes conflictos propiciados por diferencias personales entre los miembros de las directivas de la institución. Esos conflictos obstaculizaron la realización de actividades culturales, propiciaron la suspensión en 2007 del financiamiento que recibían del Ministerio del Poder Popular para la Cultura y llevaron a  los trabajadores de la institución a hacer paro un paro en enero exigiendo el pago puntual del salario.

Implicaciones legales:

El Defensor III Reyes Briseño y el abogado José Arayan argumentan que “no es seria la redacción que se le dio al Decreto Nº 28 porque contiene varias lagunas jurídica. Debe darse un decreto bien estructurado y se puede canalizar por vía judicial a través de un tribunal competente”.

El Decreto 28 establece que: “el Alcalde del Municipio Valera, sustituye el nombre de Ateneo de Valera por “CASA DE LOS SABERES JOSEFA SULBARÁN”. Ante ello, una fuente experta, digna de todo crédito, pero que prefirió no revelar su identidad, alega que “el gobierno no puede apoderarse del Ateneo debido a que la institución cultural actúa como una personalidad jurídica de asociación privada, conforme al artículo 19 Nº 3 del Código Civil de Venezuela y a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), donde el artículo 52  establece el derecho a la asociación. Eso quiere decir que ni los Tupamaros ni el gobierno pueden pasar por encima de la ley desconociendo la autoridad de la Asociación Civil. El cambio del nombre “Casa de los Saberes Josefa Sulbarán” es ilegal porque la institución es de carácter privado, por esa razón nadie puede cambiarle el nombre”.

La Junta Directiva del Ateneo de Valera, electa desde el 2008, está dividida y toma acciones legales de manera descoordinada. Por una parte Gladys García de Mora, presidenta, afirma que denunció el hecho ante la Fiscalía con el propósito de que se invalide el proceso. Mientras que Ramón Briceño Cherubini, Secretario de Finanzas, junto a cuatro miembros de la junta declaró al Diario El Tiempo que se están asesorando con personal jurídico para tomar acciones legales.




Ateneo vs casa de los saberes
La infraestructura de la Casa de los Saberes Josefa Sulbarán,  cuenta con zonas rentales que le permitían al Ateneo autofinanciarse. Entre ellas, el hotel Albergue Turístico – administrado por Frank Medina- y la sede de la Universidad Valle del Momboy, arrendada al rector Francisco Gonzáles. Esas áreas  se rentaron bajo contratos firmados  en el año 2006 mientras la junta directiva estuvo presidida por Marlene Briceño. Los aranceles son de 1.200 Bs. y 1500 Bs, respectivamente y se extienden hasta 2016. Esas  sumas han aumentado a 8.126 Bs. cada contrato, pero no está asentado legalmente, de acuerdo a información suministrada por  Gustavo Méndez, miembro de la Directiva ateneísta.
Esta situación será analizada por los dirigentes de la Casa de Saberes Josefa Sulbarán, quienes han mantenido conversaciones con los arrendatarios para llegar a acuerdos legales bien fundamentados.

Trabajadores sin rumbo

Desde el 2008, fecha en la que toma las riendas la actual directiva, los nueve trabajadores del Ateneo de Valera tienen inconvenientes para recibir el salario correspondiente por laborar para esa institución, sobre la cual pesan varias demandas en la Inspectoría de Trabajo. Desde el mes de diciembre del año pasado no reciben pagos y luchan por recibir seguro social y ser amparados bajo la ley de política habitacional.

Simón Rojas, Director Artístico del Ateneo, sostiene que ahora con la problemática bajo la cual se maneja esta institución los trabajadores parecen quedar en el aire.




Perfiles a futuro
La Casa de los Saberes Josefa Sulbarán funciona bajo una estructura horizontal en la que laboran Manuel Azuaje,  Roberto Cornielles, Jaime Montilla, Jezrael,Rodríguez Miguel Marrero y Alberto…. Ellos mencionan varios proyectos a ejecutar.



Este 6 de abril la Fundación Cultural Bolivariana Ana Enriqueta Terán recibirá en comodato de parte del Instituto de Patrimonio Cultural las instalaciones de la Casa de saberes Josefa Sulbarán, mientras la junta directiva del Ateneo de Valera toma acciones legales, pero  como en otras ocasiones sigue dividida incluso para recuperar los espacios donde funcionaba. No hay articulación alguna en las gestiones que están emprendiendo los directivos de la institución. La presidenta, Gladys de Mora, alega que tampoco está dispuesta a trabajar con los tomistas porque los considera violadores de la ley.

Ante el panorama de incertidumbre e inestabilidad de la máxima casa de cultura valerana lo único que resta hacer es esperar la decisión de la Fiscalía y recobrar el sentido de pertenencia de nuestras instituciones culturales. El arte debe imponerse sobre los conflictos políticos y personales para proyectar y difundir la riqueza cultural valerana.


(Imágenes de Internet)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Macys Printable Coupons